miércoles, 8 de octubre de 2014

Nadal cede otro escalón



“Mi pensamiento es ir a Basilea, París y Londres”, declara Nadal para resolver las dudas que flotan a su alrededor. Acaba de perder en dos sets (6-3, 7-6) frente a Feliciano López en la segunda ronda del Masters 1000 de Shanghai. Su primer partido en el torneo, que cerca está de no disputar por culpa de la dolencia de apendicitis surgida de Pekín a aquí, en los días pasados. Una derrota con consecuencias indirectas. Roger Federer, que salva cinco bolas de partido antes de vencer al argentino Leo Mayer, arrebata el número 2 del ranking al español, ahora un escalón por debajo. 

Han sido días de un intenso dolor tratado con antibióticos, que enmascaran parcialmente el problema. El balear confiesa que una hora antes del partido ante su compatriota los médicos del torneo chino le desaconsejan jugar. “Es normal, lo hacen para cubrirse las espaldas”, matiza en tono conciliador. Rafa no atiende la petición y salta a la pista central de Shanghai para tratar de avanzar ronda. Una misión que se convierte en imposible por múltiples factores, el principal la dificultad para conectar correctamente los golpes. Se mantiene con la derecha, que le obliga a menos esfuerzos. Pero pena con el revés y sufre en los desplazamientos. Es un Nadal reducido, minimizado ante un rival que se ve ante esta oportunidad de oro tras cuatro años de derrotas contra su amigo. Feli juega agresivo, valiente, como en él es habitual en este tipo de superficies. Saque y volea. Subidas constantes a la red. Su lema de siempre. Y que le funciona ante un Nadal que arranca cargado de precauciones y sometido a la incapacidad de dar el máximo esfuerzo.
El primer set no tiene otra lectura. Feli manda, domina, avanza hacia su conquista con paso firme y sin fisuras. Lo hace suyo y está dispuesto a tocar la gloria de un triunfo de prestigio. Pero se atasca en la segunda manga, que dibuja a un Nadal más liberado, menos cauto y que aumenta la velocidad y ajuste de sus golpes. El ganador de 27 Masters (ninguno en Shanghai) se dispara hasta un 4-1 y se procura una bola para el 5-1. No lo logra y surge el atasco, la réplica de Feliciano, fiel a su básico patrón de juego.
El partido se equilibra, toma una dimensión similar a la del set inicial, aunque con mayor resistencia por parte del mallorquín. Rafa tira mejor, somete a su rival a un despliegue más intenso, pero se queda a medio camino. Dispone de saque para igualar la contienda (5-4), pero se le escapa. Feli regresa de la confusión en el momento justo, antes de que sea irremediable. Y su osadía obtiene recompensa en la muerte súbita, cuando salva una bola de set de su íntimo enemigo con una extraordinaria volea. Al cabo, la victoria cae por fin de su lado en este desempate. Rafa se despide de Shanghai como llegó: dolorido pero con la cabeza alta. Siempre dispuesto a cumplir. Un valor que le ha significado universalmente.
“Estaba jugando un buen año, muy positivo, y después he tenido mala suerte con la muñeca y lo de ahora, pero me quedan tres torneos”, anuncia el mejor deportista español de la historia. Una ristra de contratiempos, edema óseo en la espalda, virus estomacal, lesión en la muñeca y dolor en el apéndice ahora, han rebajado su trayectoria en un curso que ya difícilmente podrá mejorar. No hay excusas, sobran las lamentaciones. El análisis del partido es conciso: “Cuando tú pierdes un partido, no creo que sea el momento de hablar de las cosas obvias. Yo perdí porque Feli jugó mucho mejor que yo”.  Rafa Nadal, si la salud se lo permite, ha subrayado en rojo un objetivo final para cerrar la campaña: la Copa de Maestros de Londres. La que falta en su casa-museo de Manacor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario