miércoles, 26 de junio de 2013

Los focos apuntan a Ferrer



Martes 25 de junio. Segunda jornada en Wimbledon. No llueve. Brilla la hierba. Se completa la primera ronda del torneo más prestigioso del mundo. Día 1 después de la despedida de Nadal, derrotado por un belga de nombre Darcis, pero sobre todo por una maltrecha rodilla izquierda. Sale a escena David Ferrer. Le toca volver al primer plano. Es el relevo natural de Rafa, el elegido para representar a España, como hiciera durante los siete meses de ausencia del menorquín. Sobre él apuntan los focos, la esperanza de su país. Pero no está solo. Feliciano López, por ejemplo, que se mueve a gusto sobre el tapete. Viene de ganar en Eastbourne a Gilles Simon y, a eso de las nueve de la noche, hora peninsular, repite victoria ante el francés. Va sobrado el toledano, que despacha al gabacho con 21 aces y ningún punto de break en contra (6-2, 6-4, 7-6) Que siga así. Otro español, Roberto Bautista-Agut, elimina al ruso Gabashvili y saca billete para la segunda ronda. Pierden Marcel Granollers, ante Gasquet; Albert Ramos, contra Del Potro; y Daniel Gimeno-Traver. La 'armada española' conserva munición para varias rondas.
A eso de la media tarde, David Ferrer salta a la central una vez que Djokovic se deshace de Florian Mayer. Se mide al argentino Martín Alund, 101 del mundo. El de Jávea saca el rodillo en el primer set (6-1) con pleno de roturas de saque sobre su rival. Se le nota fresco, amoldado al césped. Incluso le ha venido bien la semana de descanso tras perder a las primeras de cambio en S'Hertensboch. Mejora Alund en la segunda manga y llega el despiste del alicantino con 4-5 y su servicio. Comete tres dobles faltas y manda una derecha al limbo. Set ‘regalado’ para el argentino y partido igualado. Surgen dudas.
Ferrer lo acusa. Tira más flojo, no arriesga y el enemigo se crece. Alund vive sus mejores momentos. Inquieta y amaga, le entra casi todo, pero no le alcanza para desequilibrar. En el instante clave, cede su saque y pone en bandeja el 7-5 a Ferrer. El partido ya es otra historia, aunque un resbalón del alicantino, con 3-1 en el cuarto set, pone una pizca de duda. Ferru sale del apuro. Se ha torcido el tobillo izquierdo, aunque no se resiente y el triunfo es incontestable: 6-2. Que pase el siguiente. En su caso, Bautista-Agut.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario